INICIO CONTACTE

¿QUÉ ES LA FUNDACIÓN? ¿QUÉ ES ICEB? NOTICIAS PREGUNTAS
El problema de la clonación no sólo influye en el nuevo ser clonado. Es también un problema de quienes lo clonan y quienes permiten y sostienen la clonación, no por mala voluntad, sino por una incapacidad de reconocer la cualidad moral de las acciones.
Fundación Bioética
Actividades
Recortes de Prensa
 
Vídeos
Ancianidad: Capicua
Cerebro feliz
Cuidados Paliativos
Demencia: a primera vista
El Cerebro Ético
Perinatal Hospice
Terapia con células madre
After Cecily
 
Enlaces
ABEM
Aborto. Atención Primaria
Aceb
ACEPRENSA
Aebi
Andoc
BioEdge
BioEdge (español)
Bioeticaweb
C-FAM
Comité Bioética España
Etica y Política
FUCEB
Humanidades Biomédicas
IEB
Il Centro di Ateneo
IMABE
Instituto de Bioética IBCS
Lindeboom Institute
Observatorio de Ética, Política y Sociedad
Observatorio de Bioética
SAIB
The Hastings Center
The Linacre Centre
UNESCO
 
Publicaciones
Revistas Científicas:
- Bioética & Debat
- Cuadernos de Bioética
- Imago Hominis
- IRB: Ethics & Human Research
- The Hastings Center Report
- Persona y Bioética
- Quién
Ampliar   Disminuir
Clic para ampliar
Oregón. Sin género legal. Ni masculino ni femenino
Una jueza de Oregón declaró que se podía evitar la designación de género masculino o femenino

21/07/2016
Una jueza de Oregón declaró que se podía evitar la designación de género masculino o femenino. Shupe parece ser la primera persona en Estados Unidos que ha conseguido una clasificación de género no binaria, según Hayley Gorenberg, subdirectora jurídica de Lambda Legal, una organización de Nueva York por los derechos LGTB. “Las clasificaciones clásicas de género no encajan en todas las personas”, explica Gorenberg, que considera el logro significativo porque ayuda a los ciudadanos a “existir sin etiquetas que no los describen con exactitud”.
Shupe, que prefiere en inglés el pronombre they (sin atribución de género, al contrario que he o she), creció en el sur de Maryland, en una familia con ocho hijos. A los 49 años, se había retirado del Ejército, casado con una mujer y tenido una hija. Después, Shupe se dio cuenta de que la clasificación femenina tampoco le hacía sentir bien. “Ninguna cantidad de hormonas me hará parecer una mujer”. No tiene intención de operarse. Shupe quería otra opción, una tercera clasificación, y encontró un aliado en el abogado de Portland Lake Perriguey. “Conocía lo suficiente la ley para saber que no hay exclusión, no es una legislación complicada”, cuenta Perriguey. “Son dos líneas. La gente cambia de nombre. El proceso para cambiar tu identidad sexual es el mismo que para cambiar de nombre”.
La jueza Amy Holmes, del condado de Multnomah, aprobó su solicitud a mediados del mes de junio de 2016. “El sexo de Jamie Shupe queda modificado de femenino a no binario. La notificación de este cambio legal se publicará en un lugar público del condado de Multnomah, tal y como requiere la ley” (eldiario.es 17/06/2016).



 
Biblioteca
Actividades
Documentos
Investigación
Selección de temas
 
Cursos
Comités Éticos Asistenciales (on-line)
Metodología para la Toma de Decisiones Éticas (on-line)
 
¿Quiénes somos?
Equipo Directivo
Actividades
Memorias anuales
Contacta
News
Enlaces
 
Colaboración económica

 

  2009 Fundación Bioética
[ARCHIVO]
24 de julio de 2017