INICIO CONTACTE

¿QUÉ ES LA FUNDACIÓN? ¿QUÉ ES ICEB? NOTICIAS PREGUNTAS
A ese valor no venal, no sujeto a compraventa, patrimonio de todos los seres humanos, se le dio desde siempre, desde tiempo inmemorial, el nombre de dignidad. Es la divisa del hombre hasta su último aliento sobre la tierra.
José Luis del Barco
Fundación Bioética
Actividades
Recortes de Prensa
 
Vídeos
Ancianidad: Capicua
Cerebro feliz
Cuidados Paliativos
Demencia: a primera vista
El Cerebro Ético
Perinatal Hospice
Terapia con células madre
After Cecily
 
Enlaces
ABEM
Aborto. Atención Primaria
Aceb
ACEPRENSA
Aebi
Andoc
BioEdge
BioEdge (español)
Bioeticaweb
C-FAM
Comité Bioética España
Etica y Política
FUCEB
Humanidades Biomédicas
IEB
Il Centro di Ateneo
IMABE
Instituto de Bioética IBCS
Lindeboom Institute
Observatorio de Ética, Política y Sociedad
Observatorio de Bioética
SAIB
The Hastings Center
The Linacre Centre
UNESCO
 
Publicaciones
Revistas Científicas:
- Bioética & Debat
- Cuadernos de Bioética
- Imago Hominis
- IRB: Ethics & Human Research
- The Hastings Center Report
- Persona y Bioética
- Quién
Ampliar   Disminuir
Clic para ampliar
Compartir un pensamiento
Dr Juan de la Haba. Médico Oncólogo. Córdoba (España)

04/07/2017
Junio, 2017
En ocasiones, circunstancias y avatares te voltean y te colocan en una posición, en una perspectiva, en la que la observación de un hecho concreto incide una y otra vez en lo más hondo, provocando manifestaciones y declaraciones muy compartidas, pero no por ello mejor comprendidas. En mi deseo está que estas líneas sean sólo eso, una herramienta fácil para compartir un pensamiento.

En pleno boom de los avances terapéuticos y de la medicina personalizada, la planta de un hospital te permite -me ha permitido- asistir a «éxitos» de la muerte que, lejos de ser un proceso uniformado, se ha manifestado diferente y única en cada persona, en cada caso.
Si bien coincido totalmente con el pensamiento epicúreo sobre la muerte, que nos avisa de que ésta no es para tanto, ya que cuando ella está nosotros ya no estamos, no puedo obviar que es una parte importante de nuestra realidad vital, en la que contrastan dos pensamientos: por un lado el reconocimiento de que vamos a morir como acción intransferible, y por otro lado el pensamiento contrario que pretende obviar al primero y nos hace vivir como si nunca fuéramos a morir. Ambos pensamientos han posicionado a lo largo de la historia a pensadores y filósofos. Unos la aceptan como algo bueno («el hombre alcanza su autenticidad con la muerte») mientras que otros la consideran la «aniquiladora de la potencialidades humanas».
Para quienes, por profesión-vocación, compartan la experiencia cercana de la muerte y hayamos visto morir en más de una ocasión, probablemente coincidirán conmigo en la simpleza de la muerte como proceso puramente biológico, como la ruptura definitiva de los mecanismos de regulación que mantiene nuestro cuerpo en funcionamiento.
Son, como siempre suele ocurrir, las experiencias y las emociones vividas previamente las que hacen del proceso natural de morir, cuando éste tiene tiempo tangible para existir, uno de los más complejos, ya que en él participan y confluyen, además de las circunstancias vitales de todo tipo, no sólo el que va a morir, sino también la familia, los amigos y en ocasiones también los profesionales (también personas); cada uno con sus experiencias y sus emociones puestas en común en un círculo muy íntimo.
Con independencia del concepto trascendente que se pueda o no tener de la vida y, en consecuencia, de la muerte, este marco final de la vida, de muy difícil regulación jurídica, es sobre todo y ante todo una continuidad vital.
Salvando los errores que tiene cualquier generalización, coincido con el mejicano Octavio Paz en el hecho de que «la muerte se hace» y que «según vives así mueres».
La experiencia del dolor, el miedo y la soledad deja recuerdos y genera un aprendizaje útil desde nuestros primeros años. Nuestra respuesta a estas experiencias es la consecuencia más o menos estructurada de lo que vamos aprendiendo a lo largo de la vida. Las experiencias vividas nos definen como personas y éstas también valen a la hora de vivir nuestro duro proceso de morir.
Puestos como estamos también al servicio del buen morir, habiendo sido capaces hasta de articular un «derecho a la muerte digna», huyamos de normas simplistas y modas globalizadoras y desarrollemos un tratamiento personalizado de la muerte.
Como cualquier personalización implica adaptar el proceso vital de morir a las características de la persona que lo protagoniza. Como coactores fundamentales el entorno íntimo que conoce y cuida; como herramientas, el acompañamiento honesto, amable, con capacidad de escuchar y sonreír, y de dar soluciones, bien adaptadas a la realidad, a necesidades físicas, psicológicas y espirituales.
Nuestra sociedad en debate abierto sobre el derecho a morir, no debe quedarse sólo en el «instante de morir» o de regular aspectos que son ya una realidad en muchos hospitales de nuestro país como es la desconexión del respirador o la sedación terminal.
Aprovechemos la reflexión colectiva para solicitar leyes que amparen, potencien y faciliten, un proceso de muerte personalizado atendido por ese circulo íntimo de cuidadores. Por tanto mi sí a una nueva ley de proceso de muerte personalizado, con más y mejores cuidados paliativos y una ley de dependencia aplicada y efectiva a tiempo.
Juan de la Haba. Oncólogo médico.

 
Biblioteca
Actividades
Documentos
Investigación
Selección de temas
 
Cursos
Comités Éticos Asistenciales (on-line)
Metodología para la Toma de Decisiones Éticas (on-line)
 
¿Quiénes somos?
Equipo Directivo
Actividades
Memorias anuales
Contacta
News
Enlaces
 
Colaboración económica

 

  2009 Fundación Bioética
[ARCHIVO]
17 de octubre de 2017