INICIO CONTACTE

¿QUÉ ES LA FUNDACIÓN? ¿QUÉ ES ICEB? NOTICIAS PREGUNTAS
A veces se confunde lo que la Ley permite con lo que es lícito moralmente. Hoy las leyes legalizan conductas, atribuyen derechos y enarbolan banderas de falsa libertad, que en realidad esclavizan al hombre. La sociedad se encuentra confundida.
Mª Dolores Vila - Coro
Fundación Bioética
Actividades
Recortes de Prensa
 
Vídeos
Ancianidad: Capicua
Cerebro feliz
Cuidados Paliativos
Demencia: a primera vista
El Cerebro Ético
Perinatal Hospice
Terapia con células madre
After Cecily
 
Enlaces
ABEM
Aborto. Atención Primaria
Aceb
ACEPRENSA
Aebi
Andoc
BioEdge
BioEdge (español)
Bioeticaweb
C-FAM
Comité Bioética España
Etica y Política
FUCEB
Humanidades Biomédicas
IEB
Il Centro di Ateneo
IMABE
Instituto de Bioética IBCS
Lindeboom Institute
Observatorio de Ética, Política y Sociedad
Observatorio de Bioética
SAIB
The Hastings Center
The Linacre Centre
UNESCO
 
Publicaciones
Revistas Científicas:
- Bioética & Debat
- Cuadernos de Bioética
- Imago Hominis
- IRB: Ethics & Human Research
- The Hastings Center Report
- Persona y Bioética
- Quién
Ampliar   Disminuir
Clic para ampliar
Holanda. El nuevo rostro siniestro del negocio del aborto
La web holandesa women on web ofrece un tratamiento abortivo que envía por mensajería tras venderlo por internet.

03/07/2017
La web holandesa de women on web[1] ofrece fármacos abortivos a base de mifepristona (RU-486) y misoprostol para servir a domicilio a través de mensajería con una simple petición en su página, tras la que pide “una donación de, al menos, 90, 80 o 70 euros”. En esta página web se afirma textualmente que “un aborto médico puede realizarse de manera segura y sin riesgo para su salud en su hogar, siempre que cuente con la información correcta y tenga acceso a cuidado médico de emergencia en caso de que sufra alguna complicación”. Ambos fármacos necesitan legalmente una prescripción médica, por lo que su venta en internet es ilegal.
La mujer que sienta la tentación de hacer un pedido “abortivo” en esta página debe conocer que los efectos secundarios de la RU-486 son frecuentes y objetivos, destacando hemorragias vaginales, dolor abdominal, náuseas, vómitos y fatiga.[2] En algunos casos la intensidad de la hemorragia vaginal hace necesaria una transfusión sanguínea.[3],[4] Entre septiembre de 2000 y septiembre de 2004 se notificaron 607 accidentes secundarios[5]: 237 hemorragias, 1 con fallecimiento de la paciente, 42 con riesgo de muerte, 168 graves, 68 que requirieron transfusión sanguínea; 66 infecciones, 7 casos de shock séptico, 3 con fallecimiento, 4 casos graves potencialmente fatales; 513 pacientes requirieron una intervención quirúrgica secundaria posterior, 235 de urgencia y 278 no urgente. Se puede considerar como un efecto secundario la necesidad de tener que realizar un aborto quirúrgico al fallar el aborto químico. Esta posibilidad oscila entre el 1% y el 10% de los casos. Esta segunda intervención quirúrgica secundariamente puede incrementar el riesgo de esterilidad permanente.[6]
En cuanto al misoprostol, los efectos secundarios más frecuente son náuseas, vómitos, diarrea, mareos, dolor de cabeza, escalofríos y fiebre.[7]
El aborto inducido con mifepristona se asocia a porcentajes más elevados de hemorragias, náuseas, vómitos y dolor abdominal, que el quirúrgico; presenta efectos teratogénicos en caso de que el embarazo prosiga y requiere más visitas hospitalarias. Existen además contraindicaciones para la administración de mifepristona, tal como figura en el prospecto del fármaco, como son, de forma absoluta: embarazo ectópico conocido, reacciones alérgicas a estos fármacos, porfiria hereditaria, insuficiencia suprarrenal y tendencia hemorrágica si han transcurrido más de 63 días desde la última menstruación. Son contraindicaciones relativas, el que la mujer esté recibiendo corticoides, padecer anemia severa, tener factores de riesgo o enfermedad cardiaca y padecer asma.[8]
Presentar este tratamiento abortivo como seguro, venderlo por internet y no exigir control farmacéutico en su dispensación y médico en su administración, supone un atentado contra la salud de la mujer. Además, es suministrar información engañosa y convierte el drama de la mujer que aborta y del feto que muere en una frivolidad más, a la que se pretende equiparar con cualquier compra on-line, como si no se estuviera poniendo en riesgo cierto la vida de seres humanos.

Bibliografía:
[1] Women on Web, Po Box 15683, 1001 ND Amsterdam, the Netherlands
[2] Reprod Health Matt 16 (Suppl 31); 162-172, 2008
[3] N Engl J Med 342; 946-956, 2000.
[4] J Obstet Gynecol 28; 315-316, 2008
[5] Annals of Pharmacotherapy;40 191-197, 2006
[6] Annals of Pharmacotherapy 40; 784-785, 2006
[7] Human Reproduction 24; 106-112, 2009
[8] Prospecto Mifegyn, Diciembre 2016
 
Biblioteca
Actividades
Documentos
Investigación
Selección de temas
 
Cursos
Comités Éticos Asistenciales (on-line)
Metodología para la Toma de Decisiones Éticas (on-line)
 
¿Quiénes somos?
Equipo Directivo
Actividades
Memorias anuales
Contacta
News
Enlaces
 
Colaboración económica

 

  2009 Fundación Bioética
[ARCHIVO]
23 de agosto de 2017